0 6 mins 3 meses

SumUp brinda 8 pasos para iniciar un negocio desde cero.

Si bien el Perú ha sido reconocido como uno de los países con mayor capacidad emprendedora a nivel mundial, el 80% de los negocios terminan desapareciendo al poco tiempo, debido a diversos factores como la dificultad en la gestión, las normativas legales, la ausencia de innovación tecnológica, el temor al fracaso, entre otros. 

Según un estudio realizado por Datum, el 60% de emprendimientos iniciados durante la pandemia fueron creados por necesidad y, a pesar del alza en la digitalización, más de un 40% dio a conocer su emprendimiento solo mediante técnicas tradicionales: volanteo, boca a boca o carteles.

«Si bien es importante tomar la iniciativa y empezar un negocio propio, es fundamental investigar previamente el producto, el mercado y sobre todo, las estrategias que ayudarán a acercarnos a ellos. Una gran parte de ese éxito, va de la mano de la actualización y capacitación en el correcto uso de la tecnología» comenta Ximena Vargas, General Manager de SumUp Perú.

En ese sentido, Vargas brinda 8 pasos para implementar un negocio desde cero, en la comodidad de la casa:

  1. Identifica el producto o servicio que deseas ofrecer: Los servicios digitales, diseño de contenidos, productos para mascotas, programas de venta directa o la oferta de productos tecnológicos son algunas de las opciones más atractivas para emprender desde casa. Medios como Tik Tok, Youtube o plataformas de cursos online, son de gran ayuda para conocer los productos más rentables del mercado. 
  2. Analiza tu público potencial y competencia: Aplica herramientas de design thinking, como mapas de empatía, customer journey o buyer persona. Estas permitirán conocer a mayor detalle el perfil del público y sus comportamientos. Además, elabora encuestas, entrevistas y analiza a detalle la competencia y sus estrategias.
  3. Elabora una estrategia y entiende tus finanzas: Define un estilo de comunicación, métodos de venta, oportunidades de crecimiento, amenazas en el mercado, entre otros. Además, establece tus gastos fijos, variables, retorno de la inversión y proyecciones, de manera que puedas conocer los ingresos y egresos de tu negocio a corto y largo plazo.
  4. Construye la identidad de tu marca: También conocido como branding. Empieza generando ideas sobre un nombre comercial, que sea corto, sencillo y que se repita lo menos posible en el mercado. Una vez establecido, contrata a un experto para la elaboración de un manual de marca. Aquella guía establecerá el uso correcto del logotipo, aplicaciones en materiales físicos y digitales, tipografías, paleta de colores, entre otros.
  5. Investiga sobre regulaciones legales: Con un rubro y nombre establecido, evalúa las alternativas de formalización. Una primera opción es la creación de un RUC como persona natural, que permite entregar boletas en cada venta para generar mayor orden y confianza en los clientes. Una segunda opción, es constituir tu negocio como persona jurídica, reservando el nombre e inscribiendo el negocio en Registros Públicos.
  6. Crea tus canales de comunicación y distribución: Con una estrategia de venta y una identidad de marca, crea las redes sociales, que serán el principal aliado en toda comunicación. El uso de plataformas e-commerce facilitará la gestión del negocio, sobre todo si el equipo de trabajo es pequeño. Esto permitirá gestionar pagos online y procesos de envío, ahorrar costos, crear una base de datos, entre otros.
  7. Implementa soluciones atractivas y facilidades para tus clientes: Ofrece un servicio de calidad o impresiona al cliente a través de un empaque diferenciado. Además, ofrece facilidades que puedan hacer la compra lo más eficiente posible, por ejemplo, alternativas de delivery y soluciones de pago. Plataformas como SumUp, brindan la facilidad de vender a través de links personalizados, POS inalámbricos o pasarelas de pago para páginas web. La aceptación de tarjetas de crédito o débito permitirán una mayor seguridad en cada transacción y asegurará más ventas.
  8. Genera visibilidad y relaciones: Pon a prueba diversas estrategias, como publicidad en redes sociales, trabajo con influencers, creación de paquetes atractivos, sorteos online, entre otros. Además, genera buenas relaciones con tus clientes actuales y potenciales, ya que las recomendaciones se pueden convertir en un canal de comunicación importante.

«Si un emprendedor es constante en estas acciones, el negocio tendrá un gran potencial de crecimiento. Lo más importante es mantenerse actualizado, ofrecer un servicio diferenciado y brindar facilidades para los clientes. Un microempresario, por ejemplo, podría perder un importante porcentaje de sus ventas, si es que no acepta todas las alternativas de pago», agrega Ximena Vargas. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *