China

Ciudad Prohibida de China reabre sus puertas

“Ciudad Prohibida” de China abre sus puertas y da señales del primer avance turístico

El palacio imperial más grande del mundo recibe visitantes únicamente de China, pero bajo estrictas medidas de seguridad.

En pleno corazón de Beijing, en China, el complejo conocido como “Ciudad Prohibida” reabrió sus puertas y retomó sus actividades del mes. En sus primeros días pasó de recibir a 5,000 visitantes a tener 8,000. Parece una cifra alta; sin embargo, antes de la pandemia este atractivo acogía a, aproximadamente, 80,000 turistas al día.

Debido al cierre de fronteras internacionales en distintos países del mundo, incluido China, al recinto palaciego solo llegan ciudadanos chinos. Las entradas se venden a través de su página web oficial para evitar las colas y aglomeración de personas.

¿Cuál es el protocolo de ingreso? Casi el mismo que se está adoptando en todo el mundo. Previo al ingreso se verifica la temperatura del visitante, además, se exige el uso de mascarillas y el distanciamiento a 1 metro entre los asistentes es obligatorio, caso contrario, no puedes ingresar.

Por si fuera poco, el filtro no termina ahí. Para ingresar también resulta necesario mostrar el código QR de las aplicaciones Alipay Health Code o Healt Kit. Softwares que confirman el buen estado de salud del visitante e informan si ha estado recientemente en alguna zona de contagio de coronavirus.

(Foto: Xunhua)

El horario no se ha modificado, la entrada sigue siendo a las 8:30 a.m., mientras que la salida es hasta las 5 p.m. Para atraer más turistas, el precio del boleto también se mantiene en US$9 de abril a octubre; y US$5,70, de noviembre a marzo. Por otro lado, los tickets para la Galería del Tesoro y el Museo de los Relojes valen US$1,50 cada uno.

Como se recuerda “Ciudad Prohibida” fue el hogar de los emperadores chinos por cerca de cinco siglos (1420 – 1912). Asimismo, se trató del epicentro de actividades políticas. Por esa razón, el acceso era restringido y el palacio de más de 70 hectáreas se cercó con una muralla de más de 3 km de largo y 10 m de alto.

Un millón de trabajadores construyeron este Patrimonio de la Humanidad que luce una arquitectura oriental tradicional. Al año este atractivo era visitado por casi 14 millones de personas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *