0 3 mins 2 meses

Con una antiguedad de más de 5,500 años, el país encontró esta construcción bajo la arena una duna del valle de Chao, Trujillo.

La construcción de adobe más antigua de América salió a la luz bajo la arena de un desolado, inhóspito y desértico enclave de la costa norte de Perú, donde un equipo de arqueólogos desentierra sus primigenios muros, cuya antigüedad oscila entre los 5.100 y 5.500 años.

Bajo lo que parecía una simple y común duna del valle de Chao, 70 kilómetros al sur de la ciudad de Trujillo, permanecían ocultos estos arcaicos edificios de adobe, ese barro amasado en ladrillos que luego usaron con enorme virtuosismo las grandes civilizaciones del Antiguo Perú para sus espectaculares construcciones.

«Lo que hemos encontrado es la evidencia más antigua de arquitectura utilizando esta tecnología del adobe», aseguró la arqueóloga Cecilia Mauricio, que lleva casi diez años de investigaciones en la zona.

Fotografía de las investigaciones arqueológicas en el complejo Los Morteros, ubicado en el Valle de Chao (Perú), donde se ha encontrado la construcción de adobe más antigua de América, probablemente el origen de este tipo de material de construcción, que data de entre 5,100 y 5,500 años atrás. (Foto: EFE)

INVOLUCRADOS

En ese hallazgo intervinieron arqueólogos de la Pontifica Universidad Católica del Perú (PUCP) y de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM), con la colaboración de investigadores de la Universidad de Maine (Estados Unidos).

Los vetustos muros de adobe encontrados en el complejo arqueológico Los Morteros son incluso mil años más antiguos que las construcciones de Caral, la primera civilización de América, que se desarrolló entre los años 3000 y 1800 a.C. en el valle del río Supe, a unos 130 kilómetros al norte de Lima.

«En Los Morteros vemos de alguna forma un antecedente para lo que después será Caral, con estos edificios fabulosos y enormes para la antigüedad que tienen», sostiene Mauricio, cuya investigación fue publicada en PNAS, la revista científica de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, y luego citada por Nature.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *