0 3 mins 1 año

Una abuelita de 87 años tuvo que recurrir a los oficiales para pedir ayuda y ellos tuvieron un gran gesto con ella. Conoce la historia en esta nota.

La desesperación de una abuelita de 87 años causó una gran conmoción a la policía italiana. Ya que un llamado telefónico al servicio de emergencia llamó la atención de las autoridades. La anciana, quien es jubilada, se encontraba sola en su casa y postrada en una cama a causa de una lesión en un brazo.

El dolor en el brazo sumado a un fuerte cansancio la había dejado inmovilizada y no había sido capaz de preparar nada para comer. No se sentía bien, necesitaba alimentarse y, como no tenía manera de cocinar, pidió ayuda a la policía. Este hecho sucedió en Coverciano, cerca de Florencia, en Italia.

A su llamado de emergencia llegaron los oficiales Antonio y Giuseppe. Sin dudarlo, los policías atendieron a la mujer como se lo merecía.  Pues se convirtieron en cocineros por un rato y le prepararon una cena.

Una acción solidaria

Tras el llamado de la mujer, la policía envió de inmediato un auto con los agentes Antonio y Giuseppe. Los agentes arribaron al lugar, pero afrontaron un problema importante, si la mujer estaba sola y postrada en su cama cómo harían para ingresar a la vivienda. Tocaron el timbre de la casa de la mujer y obviamente no obtuvieron respuesta. Esperaron un buen rato hasta que lograron que un vecino les abriera.

Luego, se encontraron con que la puerta principal del departamento estaba entreabierta y así pudieron llegar hasta la habitación de la mujer. Una vez dentro, después de ayudar a la anciana, los dos agentes se dirigieron a la cocina para preparar la cena: ravioles con salsa de tomate. La abuelita al ver esto acto solidario, no se cansó en agradecerles.

La mujer contó que todo comenzó cuando la cuidadora no se presentó a trabajar. Inicialmente, la anciana pensó que podía manejarse sola y le dijo a su hijo que no se preocupara. Al anochecer, sin embargo, entendió que, debido a su brazo dolorido, no iba a poder sola y decidió llamar al 113. Poco después, llegaron los dos agentes, que fueron más allá de sus deberes con un gran gesto de humanidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *